Bitcoin y su protocolos PoW ¿Por qué atentan contra el medio ambiente?

Bitcoin y su protocolos PoW ¿Por qué atentan contra el medio ambiente?

En la actualidad, la blockchain se popularizo gracias a Bitcoin ($BTC), la primera criptomoneda creada por Satoshi Nakamoto en el año 2009. Su base informática nos permite entender el porqué esta divisa, sin nexos ni dependencia a países, ha logrado un valor abismal desde su lanzamiento. Cerca de un 47.300%, ya que a la fecha de este artículo ronda los $44.000 USD. Les dejaré una gráfica que se actualiza en tiempo real a continuación. Cortesía de Trading View.

En términos generales, el algoritmo que utiliza Bitcoin se denomina Proof Of Work (PoW), que utiliza un sistema de validación secuencial, donde todos los nodos de la red, que son mineros de Bitcoin, validan las transacciones de la red en una competencia constante. Dicha transacción, luego de ser confirmada por un minero, se integra a la red y se pasa a la cadena de bloques (otros mineros que hacen las operaciones de validación), de ser real la misma, el sistema en general la integra y todas las personas de la red (tanto mineros, como holders o personas públicas que no han invertido en Bitcoin, pueden ver la transacción y todo el histórico de otras transacciones existentes de por vida), esto hace que $BTC sea una moneda altamente fiable y descentralizada en su verificación y obtención.

No obstante, es importante entender ¿por qué los mineros validan las transacciones de Bitcoin?, resulta que aquel minero que confirme una transacción por primera vez (o el conjunto de mineros que trabajan en una red) obtienen a cambio una cantidad específica de $BTC por parte del bloque génesis, esto implica un incentivo económico fuerte, pero así mismo, un desgaste operativo en los procesadores de computo utilizados, y por ende, en un alto gasto energético, que va aumentando conforme pasa el tiempo.

Para entenderlo un poco mejor, cada cierta cantidad de Bitcoins minados, el propio algoritmo (el código fuente en el que esta desarrollado $BTC), disminuye la cantidad de unidades entregadas a los mineros como recompensa por la validación, esto implica una clara disminución en la oferta (50% para ser exactos aproximadamente cada 4 años), lo que impulsa la demanda y dispara el precio tras unos meses de operación con las nuevas reglas. A este efecto se le conoce como el Halving de Bitcoin, y no solo ayuda a potenciar el precio de $BTC, sino el de todas las criptomonedas lanzadas en la tecnología blockchain. A todas las demás criptodivisas se les conoce como Altcoins y su referente más obvio es Ethereum ($ETH), aunque también podemos encontrar otros proyectos más interesante, como Cardano ($ADA), Zilliqa ($ZIL), o Polkadot ($DOT), o uno de mis proyectos favoritos, Brokoli Network ($BRKL). Pero de ellas hablaremos en otra ocasión.

Cortesía de lookintobitcoin.com

Teniendo en cuenta lo anterior, resulta más claro porqué Bitcoin y su protocolo PoW implican un daño ambiental fuerte y constante. Como se disminuye la oferta de $BTC y los mineros cada vez necesitan más capacidad de computo para procesar las transacciones y guardarlas en la blockchain, esto resulta en un aumento en los requerimientos de procesamiento de las máquinas utilizadas en la minería.

En un principio, se requería poca capacidad, hasta un smartphone o un portátil podían minar grandes cantidades de $BTC, pero hoy en día, se utilizan servidores con tarjetas gráficas muy potentes (por ejemplo, las que se utilizan para renderizar y correr videojuegos o simulaciones), todo al máximo de potencia, generando grandes consumos de energía (que en un alto porcentaje, aún no son provenientes de energías renovables como la solar o la eólica). Pero además, implica un alto desgaste de componentes electrónicos, aumentando la basura de dispositivos electrónicos y las materias primas utilizadas en su fabricación.

A continuación, les dejaré una gráfica que desarrolla mejor esta idea, cortesía de Brokoli Network, al igual que un enlace de un estudio de la Universidad Católica de Avila que habla sobre la problemática de la minería, pero a su vez, como una oportunidad para su implementación en países en vías de desarrollo.

Cortesía de Brokoli Network

Artículo de la Universidad Católica de Ávila, España. https://www.mdpi.com/1996-1073/14/14/4254

Entretanto, resulta abrumadora la cantidad de energía consumida por el Bitcoin y otros proyectos criptográficos que operan en la red con protocolos PoW. Para esto se han desarrollado algunas alternativas, como el Proof of Stake que utiliza Cardano ($ADA), no obstante, lo preocupante de todo este asunto, es que Bitcoin y Ethereum gastan en conjunto la misma cantidad de energía en un año, que un país como Turquía. De hecho, cada transacción en procesos de validación y almacenamiento en todos los nodos en Ethereum, implican alrededor de 140.000 transacciones VISA en consumo energético.

En conclusión, se han hecho esfuerzos por solventar esta problemática, ante una constante evolución en la adopción de Bitcoin, pero más allá del Proof of Stake y muchos otros protocolos, se requieren nuevas ideas, desarrollos e inversión en proyectos que ayuden a mitigar el impacto ambiental de la blockchain. Ahora que entiendes como funciona Bitcoin en su base, si quieres iniciar en las inversiones en cripto o requieres ayuda para desarrollar alguna idea entorno al mundo blockchain y aprovechar el crecimiento exponencial de la industria, puedes consultarme vía Telegram, con el botón que te dejo a continuación.

Nuestras redes:

Telegram: https://t.me/+jVfGtyTFNnRkNDQx

Instagram Space Lab: https://instagram.com/spacelab.investments

Instagram Arture: https://instagram.com/arture.nft

Twitter Space Lab: https://twitter.com/SpaceLab_Inc

Twitter Arture: https://twitter.com/Arture_NFT

Fuentes:

Add a Comment

Your email address will not be published.